¿Qué es el feminismo liberal?

feminismo

El feminismo liberal es una forma individualista de teoría feminista centrada en la capacidad de las mujeres para mantener su equidad a través de sus propias acciones y decisiones. Las feministas liberales argumentan que la sociedad tiene la falsa creencia de que las mujeres son, por naturaleza, menos capaces que los hombres intelectual y físicamente, por lo tanto, tiende a discriminar a las mujeres en la academia, el foro y el mercado.

Las feministas liberales creen que «la subordinación femenina se basa en un conjunto de restricciones de costumbres y legales que les oprimen y bloquean su entrada y el éxito en el llamado espacio público». Su lucha es, pues, lograr la igualdad entre los sexos a través de la reforma política y legal.

Historia

El objetivo de las feministas liberales, a finales de 1800 y principios de 1900, era lograr el voto de las mujeres con la idea de posteriormente ganar la libertad individual. Les preocupaba obtener la libertad a través de la igualdad poniendo fin a la crueldad de los hombres hacia las mujeres y logrando la libertad de oportunidades para convertirse en personas completas.​ Consideraban que ningún gobierno o costumbre debía prohibir el ejercicio de la libertad personal. Las feministas liberales iniciales tuvieron que combatir el supuesto de que solo los hombres blancos merecían tener todos los derechos de ciudadanía.

Feministas como Mary Wollstonecraft, Judith Sargent Murray y Frances Wright abogaron por la inclusión política plena de las mujeres.​ En 1920, después de casi 50 años de intenso activismo, finalmente, se concedió a las mujeres de Estados Unidos el derecho de voto y el derecho a ejercer una función pública.

El feminismo liberal se mantuvo en silencio durante las cuatro décadas posteriores a lograr el derecho al voto. En la década de 1960, durante el movimiento en defensa de los derechos civiles, las feministas liberales establecieron un paralelismo entre la discriminación racial sistémica y la discriminación sexual.

Nacieron entonces grupos como la Organización Nacional de Mujeres (1966), la Asamblea Política Nacional de Mujeres (1971) y la Liga de Acción Equidad de las Mujeres (1968-1989) para promover los derechos de las mujeres. En EE. UU. estos grupos lucharon para la ratificación de la llamada «Enmienda de Igualdad de Derechos» con la esperanza de asegurar que los hombres y las mujeres eran tratados como iguales en virtud de las leyes democráticas, al igual que en todos los ámbitos de la vida de las mujeres, incluyendo la reproducción, el trabajo y la igualdad de retribución. Otras cuestiones importantes para las feministas liberales eran los derechos reproductivos y el acceso al aborto, el acoso sexual, el voto, la educación, la compensación justa por el trabajo, el acceso al cuidado de niños, el acceso al cuidado de salud y sacar a la luz la sistemática violencia sexual y de género contra las mujeres.

Críticas

Las críticas al feminismo liberal sostienen que asumir posiciones individualistas hacen difícil ver las maneras en que las estructuras sociales subyacentes y los valores generan desventajas para las mujeres. Argumentan que, incluso, si las mujeres no dependen de hombres de manera individual, siguen dependiendo de un estado patriarcal. Estas críticas consideran que los cambios institucionales como la introducción del sufragio femenino son insuficientes para emancipar a las mujeres.

Una de las críticas más frecuentes al feminismo liberal es que, como estudio, centra demasiado su enfoque para caer en una «metamorfosis» de las mujeres en hombres, y al hacerlo, desprecia el significado del papel tradicional de las mujeres. Entre las críticas, las posiciones señalan que el feminismo liberal se centra en el individuo, y al hacerlo, desacredita la importancia de la comunidad. También se ha hecho una crítica histórica al feminismo liberal que se centra en su pasado racista, clasista y heterosexista.

Otros críticos, como las feministas negras y las feministas poscoloniales, afirman que el feminismo liberal dominante refleja solo los valores de las mujeres blancas de clase media, heterosexuales y ha ignorado en gran medida a las mujeres de diferentes razas, culturas o clases.​ Estos grupos expresan que la idea del feminismo liberal se basa en el privilegio blanco y que, en determinadas ocasiones, el feminismo liberal no reconoce cómo las mujeres de color no tenían voz al expresar su opinión sobre la desigualdad, por lo que el feminismo liberal no incluye el racismo y la discriminación debido a su construcción histórica.

Representantes del feminismo liberal

Siglo XVII
Mary Wollstonecraft
Judith Sargent Murray
Frances Wright

Siglo XIX
Harriet Taylor
John Stuart Mill
Helen Taylor
Harriet Tubman
Susan B. Anthony
Elizabeth Cady Stanton
Eleanor Roosevelt

Siglo XX
Carmen da Silva
Betty Friedan
Bella Abzug
Gloria Steinem
Rebecca Walker
Naomi Wolf
Martha Nussbaum
Clara Campoamor

Siglo XXI
María Blanco González

Fuente: Wikipedia

Lafamilia.info –
julio 8, 2024
¿Cuánto y cómo nos cambia el cerebro al convertirnos en madres? Es una pregunta que muchas mujeres se hacen tras convertirse en madres, a veces preocupadas al sentir que efectivamente,...
Lafamilia.info –
julio 5, 2024
Los ‘Dumbphones’, aquellos que se usaron años atrás, vuelven a resurgir debido a que la gente está buscando un descanso de la hiperconexión que vivimos hoy gracias a los Smartphones. ...

Te puede interesar: