Carta de un hijo al Niño Dios

Foto de www.freepik.es

A través de esta carta quiero llegar a Ti, pero no como en otros años en que pedía regalos para mí. Esta vez quiero pedirte algo para papá y mamá.

Me he dado cuenta de que a veces el mundo de los adultos es complicado y confuso, y la verdad es que a ratos no sé que quieren decirme ni enseñarme. Me exigen cosas que ellos mismos no hacen, me enseñan cosas que ellos mismos no practican, y me hablan de amor cuando ellos mismos no parecen entenderlo.

Trabajan y corren para logar muchas cosas pero no tiene tiempo para disfrutarlas. Aseguran que soy lo más importante de sus vidas pero le dedican más esfuerzo a su trabajo y ocupaciones. Dicen quererme mucho pero en aras de educarme a veces me ignoran, me insultan o me maltratan.

Por eso quiero pedirte este año que papá y mamá aprendan a amarte, y sepan mostrarme lo que es el verdadero significado de la Navidad, es decir:

– Que comprendan, por ejemplo, que disfruto tanto dando como recibiendo.

– Que me lleven a compartir un momento de cantos y alegrías con quienes no tienen familia.

– Que me permitan conseguir un regalo para un niño que no tiene padres que se lo den.

– Que me ayuden a preparar un obsequio para un anciano pobre o un mendigo desamparado.

– Que me den pocos regalos porque disfruto más cuando recibo poco. Y que sepan que cuando me dan tantas cosas, además de que me saturan, aprendo a medir su amor por lo que me den.

– Que no me amenacen asegurándome que Tú me traerás regalos solo si me comporto bien; los regalos simbolizan Tu amor y este no me faltará aunque me porte mal.

– Que entiendan que gozo más con ellos que con cualquier obsequio. Y que sepan que su interés y atención personal me dicen más que todo lo que me pueden regalar.

– Que comprendan que me gusta verlos compartir con los otros no solo lo que nos sobra sino también lo que nos puede faltar. Y que me ayuden a compartir con los que tienen menos y a no envidiar a los que reciben más.

– Por último, te pido que les ayudes a enseñarme a Amarte y a amarlos pues sé que el amor alcanza lo que nada más puede lograr.

Texto de Ángela Marulanda, reconocida autora y educadora familiar. Lo reproducimos a continuación con su autorización.


 

Lafamilia.info –
febrero 15, 2024
En el viaje de la crianza, dejamos una huella indeleble en las mentes y corazones de nuestros hijos. Algunas de estas impresiones son gratas y amorosas, mientras que otras pueden...
Lafamilia.info –
febrero 5, 2024
La felicidad es un aprendizaje como cualquier otro, pues en gran medida, ésta depende de nuestra actitud y voluntad para alcanzarla y no como se suele pensar que está sujeta a factores...

Te puede interesar: