SÍGUENOS

Add to Google

La adaptación del recién nacido PDF Imprimir E-mail
(4 votos, media 4.00 de 5)
LaFamilia.info
20.04.2008

Los primeros 28 días después del nacimiento constituyen la etapa más vulnerable en la vida del ser humano. En este período llamado "neonatal", se dan los cambios fisiológicos que implican el paso de la vida intrauterina a la extrauterina. Esto requiere de una adaptación de todos los órganos y sistemas, pues muchos de ellos eran asumidos por la madre en el útero y ahora deben comenzar a funcionar por sí mismos.

Por esto es importante que los papás que esperan un hijo, estén al tanto de lo que se debe esperar del recién nacido para ayudarle a la adaptación a su nueva vida. Es vital saber identificar situaciones anormales que requieran atención médica inmediata pues pueden corregirse a tiempo para que no dejen huellas.

Las reacciones iniciales

Aunque el recién nacido depende de los cuidados de sus padres, ello no significa que sea totalmente pasivo. Varios estudios han demostrado que desde que nace, el bebé recibe información por todos sus sentidos y realiza intercambios afectivos con las personas más cercanas, especialmente su madre.

Desde su nacimiento, el bebé reconoce la voz de mamá. Es capaz también de diferenciar la voz humana de otros sonidos, así como determinar la dirección de donde proviene un ruido.

Los olores también están en su memoria. Movimientos de cabeza y variaciones en su ritmo cardiaco demuestran su interés ante un nuevo olor. Luego de la respuesta inicial, dejan de responder cuando el olor se vuelve familiar.

El contacto físico también es vital en un neonato. Todo niño recién nacido disfruta de tocar y ser tocado. Para nadie es un secreto que la caricia y el contacto corporal son la forma más primitiva y reconfortante de la comunicación humana. Parte del desarrollo neurológico y emocional del bebé surge de las interacciones por contacto y la sensación de seguridad que ello les brinda.

Muchas culturas practican el masaje infantil (técnica que consiste en acariciar y frotar suavemente las extremidades del bebé) pues en él ven beneficios como:

  • Ayuda a conciliar el sueño del bebé.
  • Brinda a los padres y al bebé  un vínculo afectivo y de comunicación.
  • Aumenta la confianza y la sensibilidad de los padres hacia las señales de su bebé.
  • Estimula el crecimiento y el desarrollo del neonato.
  • Alivia los gases y los síntomas de cólico.

Existen terapeutas de masaje infantil acreditados que ofrecen clases para enseñar las técnicas específicas. Sin embargo, muchos padres consideran que el tiempo que le dedican a su bebé les enseña cómo acariciarlo y abrazarlo.

Actividades y comportamientos normales del neonato

En algunos casos, la ausencia o la presencia de un comportamiento o una actividad  en el recién nacido, pueden indicar un problema. Para saber qué esperar del bebé en sus primeros días, enumeramos algunos de sus comportamientos y actividades normales.

Reflejos

Algunos movimientos del bebé son espontáneos y forman parte de sus actividades habituales. Otros responden a ciertas acciones. Los reflejos permiten identificar la actividad normal del sistema nervioso y del cerebro. Estos son algunos de los reflejos normales en los recién nacidos:

  • Reflejo de búsqueda: Este reflejo se produce cuando se toca o acaricia la comisura de la boca del neonato. El bebé vuelve la cabeza y abre la boca para seguir y "buscar" en la dirección de la caricia. Esto le ayuda a encontrar el pecho o el biberón para alimentarse.
  • Reflejo de succión: La búsqueda contribuye a la preparación del bebé para la succión. Cuando la comisura de la boca siente el contacto, el bebé comienza a succionar. Los bebés también tienen un reflejo de llevarse la mano a la boca que acompaña los reflejos de búsqueda y de succión y pueden chuparse los dedos o las manos.
  • Reflejo de moro: Este reflejo a menudo se denomina reflejo de sobresalto porque se produce cuando el bebé se sobresalta por un sonido o movimiento estrepitoso. En respuesta al sonido, el bebé echa la cabeza hacia atrás, abre los brazos y piernas, llora, y después vuelve a colocar los brazos y piernas en la posición original. Algunas veces el bebé puede sobresaltarse con su propio llanto, lo cual inicia este reflejo. Este reflejo dura hasta los cinco a seis meses de edad.
  • Reflejo de prensión: El acariciar la palma de la mano del bebé provoca que el bebé cierre los dedos en un apretón. El reflejo de prensión dura solamente un par de meses y es más fuerte en los bebés prematuros.
  • Reflejo de Babinski: Cuando se acaricia firmemente la planta del pie, el dedo gordo se dobla hacia la parte superior del pie y los otros dedos se despliegan en abanico. Este reflejo normalmente dura hasta aproximadamente los 2 años de edad.

Los sentidos

Los bebés nacen con todos los sentidos desarrollados. Sin embargo, algunos son menos precisos que otros.

La visión: Durante los primeros meses, los bebés pueden presentar falta de coordinación en los movimientos oculares e incluso pueden parecer bizcos. Al nacer, los bebés sólo pueden enfocar a una distancia corta (aproximadamente 8 a 10 pulgadas o la distancia entre la cara de la madre y el bebé cuando ésta lo sostiene en brazos). Los bebés pueden seguir o rastrear un objeto en las primeras semanas. Los recién nacidos pueden detectar la luz y la oscuridad pero no pueden ver todos los colores. Por este motivo, muchos libros para bebés y juguetes para niños tienen diseños distintivos en blanco y negro.

El oído: Durante el embarazo las madres sienten que el bebé patea o se mueve al percibir ruidos fuertes y se calma al oír música suave y relajante. El oído está totalmente desarrollado en los recién nacidos. Los bebés con audición normal se mueven al percibir ruidos fuertes, prestan atención tranquilos a la voz de la madre y dejan de moverse un poco cuando detectan el comienzo de un tono de conversación. Aparentemente, los recién nacidos prefieren una voz aguda (la de la madre) a una voz grave (masculina).

El gusto: Las papilas gustativas comienzan a formarse durante los primeros meses del desarrollo fetal. Se comprobó que los bebés prefieren sabores dulces a sabores agrios o amargos. Además, los bebés demuestran tener una marcada preferencia por la leche materna.

El olfato: Se sabe que los recién nacidos tienen un agudo sentido del olfato. Dentro de los primeros días de vida, prefieren el olor de la madre, especialmente de la leche materna que ésta les proporciona.

El tacto: Durante los últimos meses del embarazo, el bebé permanece apretado en el útero, con las piernas y los brazos contraídos. Al nacer, los bebés de repente quedan expuestos a un mundo brillante y frío, donde pueden mover los brazos y las piernas libremente. Esta libertad recién adquirida puede hacer que los bebés se vuelvan frenéticos y que lo manifiesten con movimientos bruscos y agitados. Para que el bebé se sienta más seguro, colóquele una mano sobre el abdomen o estréchelo contra su cuerpo. Otra técnica para reconfortar al bebé es envolverlo con una manta. También es importante que la madre sostenga al bebé al alimentarlo, pues la lactancia permite que el bebé pase varias horas en brazos de su madre.

Fuentes: aibarra.org, Revista Samborondón de Guayaquil, ymghealthinfo.org

 
 

SUSCRIBIRSE AL BOLETÍN

Reciba gratis en su e-mail las novedades de LaFamilia.info de cada semana.
SUSCRIBIRSE AQUÍ